Acción C4

Mejora de hábitat. Brezales

 

Con esta acción se ha recuperado una importante superficie de uno de los hábitats más representativos del ámbito del proyecto como son los brezales. Esta recuperación se ha logrado mediante la realización de plantaciones para la regeneración del brezal, se han realizado aportes del mulch para la recuperación de la estructura y fertilidad del suelo en las zonas más dañadas, y se han ejecutado tareas tendentes a minimizar los procesos erosivos y controlar la escorrentía superficial.

 

Las plantaciones destinadas a recuperar el hábitat de brezal se ejecutaron prioritariamente en las zonas de mayor pendiente, al ser las menos accesibles para el ganado mayor (vacuno y caballar) que pasta en el ámbito del proyecto, y no restar superficie de pastizal, lo cual fue consensuado con los ganaderos y recogido en el Plan de Gestión Concertado del Pastoreo. Se utilizaron distintas técnicas que fueron perfeccionándose a lo largo del proyecto, siendo las principalmente empleadas la implantación de tepes pre-germinados (inóculos), las plantaciones directas de especies propias de este hábitat y las hidrosiembras de taludes en las que se incluyó semilla de las distintas especies de brezo de la zona.

 

En la siguiente tabla se recogen las superficies tratadas por tarea:

 

C4Tepes (m2)Plantación (ud)Hidrosiembra (m2)20142.688505.000201527.3281204.0002017------2505.000Superficie total83.77622.00017.75023.526 (12.3 ha)

Igualmente, se utilizaron hidromantas y geomallas para minimizar los procesos erosivos y proceder al control de la erosión y pérdida de suelo fértil, y se colocaron biorrollos en aquellas zonas en las que era necesario controlar la escorrentía y garantizar un drenaje adecuado.

 

En cuanto a las hidromantas, se instalaron en dos taludes sobre una superficie de unos 400 m2, y las geomallas en otro talud de unos 500 m2. Los biorrollos se instalaron en un drenaje sobre unos 120 metros lineales.

 

Así mismo, y como experiencia piloto, se ejecutaron dos entramados verdes en el talud de la pista de Peña Labra, de elevada pendiente y con un suelo formado por materiales muy disgregados, fácilmente erosionables y carentes totalmente de materia orgánica, en una superficie de unos 300 m2.

 

El porcentaje total ejecutado puede estimarse superior al contemplado en la propuesta (11.5 ha.9, al haber actuado sobre unas 12.5 ha. considerando todas las tareas desarrolladas en esta acción indicadas anteriormente.

 

<  volver