Ganadería y conservación de la biodiversidad en hábitats de montaña

El paisaje actual está conformado por un mosaico de hábitats originados y modelados por el uso que las comunidades humanas han realizado del territorio a lo largo de la historia.

En el ámbito de la cordillera Cantábrica, la ganadería extensiva ha sido, y sigue siendo, uno de los principales agentes modeladores del paisaje. El aprovechamiento de los pastos, basado en el movimiento estacional del ganado entre los valles y los puertos, y el manejo tradicional del monte son, por tanto, los responsables de labrar el paisaje que conocemos y que da identidad a este territorio.

Pero la evolución de esta actividad y su adaptación a la realidad socioeconómica actual, unido a los cambios demográficos experimentados en el ámbito rural, pueden desencadenar una transformación significativa de este paisaje y de los hábitats que lo caracterizan.

El objetivo de esta guía, elaborada en el marco del proyecto

LIFE+Econnect, es llamar la atención sobre este hecho y plantear medidas que permitan empoderar a la ganadería extensiva como un elemento clave en la conservación de los hábitats de montaña y la biodiversidad que les dan identidad.